jueves, 17 de enero de 2013

LAS HUELLAS DEL ATARDECER



En el interior de la pared metálica, 

se adivina un cielo hermético 

que nos invita a descubrir las huellas 

de extraños y lejanos atardeceres. 

No tenemos nada que perder.


11 comentarios:

  1. La puerta de entrada a un sueño.

    ResponderEliminar
  2. i wonder how many true skies we are under?

    i love the glow of man's world but i yearn for the other.

    i prefer the second shot where man does not interfere. it seems so much more pure.

    xo
    erin

    ResponderEliminar
  3. Cuánto sentimiento, Dámaso...Me sobrecoge ver estas imagenes.
    (Es una Catedral?)
    Sumamente emotiva y espiritual tu entrega de hoy.
    Felicito a esa alma motivada y credora.
    Tienes el don de la palabra además de la fotografía, y eso es ya especial.

    ABRAZOS Y FELICIDADES.

    ResponderEliminar

  4. · Siempre habremos de correr algún riesgo, en él está el posible descubrimiento y gratificación.
    · El riego de ese desenfoque tine como premio el introducirnos en el misterio, y asombrarnos.

    · un abrazo

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
  5. Es una captura excelente. Impresionante y sobrecoge un poco lo desmesurado de la entrada al edificio.
    Buenas fotografías.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. La puerta del infierno podría ser.
    Muy chulas.
    Un ABRAZO

    ResponderEliminar
  7. ... y yo sueño con volver a esos atardeceres... y sí... nada que perder 'yo tengo el tiempo'.

    me gustaría decirte 'yo estuve allí.
    <me ha encantado tu post Dámaso

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  8. Impresionantes. La figura humana de la primera ayuda a comprender la sobrecogedora dimensión de esa puerta...

    Un saludo...

    ResponderEliminar
  9. Preciosa y delicada como un sueño muy agradable a pesar de la royundidad de sus lineas y formas. Sí, invita. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué bueno el comenatrio de si es una catedral! Es un ascensor, algo que sirve también para elevarte, pero en este caso a la ciudad.
    Me recuerda este poema de Machado:
    "De amarillo calabaza,
    en el azul, cómo sube
    la luna, sobre la plaza"
    Precioso color

    ResponderEliminar
  11. Hola Dámaso. Muy buena la primera foto!! sobrecojedora, tanto por el contraste del color del interior con el exterior, como por la altura de la entrada que se puede apreciar por el hombre entrando, y porque además parece que es cuesta abajo. El fuera de foco ayuda a hacerla más inquietante. A mí me ha encantado. Un abrazo :)

    ResponderEliminar