martes, 1 de mayo de 2012

LAS HORAS




¿De qué sirve haber tirado todos mis relojes
Si de nuevo, se han dado cita
todas las horas del día?

14 comentarios:

  1. Tu fotografía es enigmática, y percibo unas superposiciones, que hablan por si solas...sin embargo tus palabras me tocaron grandemente. Eres un tremendo poeta también.

    Parece ser que a veces las horas del día se nos vienen de golpe encima nuestro, y son demasiadas y muy pocas al mismo tiempo, para aprehenderlas correctamente...

    BESOS Y ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  2. El tiempo. Siempre ese come cocos que se nos ha metido en la mente y no nos permite ser libres.
    El tiempo, una inexistencia que tiene una presencia que duele, que ahoga.
    Una foto genial.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. la hora bruja hacía pocos minutos que había desaparecido, aún así que queda el desasosiego de la propia imagen que transmites con fuerza. Muy buena. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. jejeje, pues lo mismo es subir una montaña que luego tengo que bajarla..jeje, un abrazo desde Murcia..seguimos..

    ResponderEliminar
  5. Usa brújulas, es más sano.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Ummmmm !!!! diría que yo había comentado .... creo que decía .... El tiempo siempre el tiempo, a veces quieres amarrarlo y otras quisieras que no existiera.

    Supongo que lo habrás visto pero esta 'entrevista a un Tuareg' no tiene desperdicio.

    "aquí tenéis el reloj ... allí tenemos el tiempo"
    http://www.youtube.com/watch?v=Oarxa5zJ4mE

    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me has hecho recordar un proverbio africano...
    "Vosotros, los europeos, tenéis los relojes, pero nosotros tenemos el tiempo".
    Es una foto muy bella, para pensar...
    Besos...

    ResponderEliminar
  8. En busca siempre del tiempo y las agujas corriendo tras uno a toda velocidad.
    Lo confieso mi mayor placer en verano en el pueblo es guardar el reloj y mirar al sol si me apremia.
    La toma nocturna es genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Delicioso encuadre, me gusta mucho esa penumbra sobre toda la parte del reloj

    ResponderEliminar
  10. Bueno, las ganas se acaban, no hay mucho fármaco para retornarlas, pero puedes colocar el tiempo en el espejo victoriano, entonces allí haces el borde para crucificarte veloz, balbucear. Ya sabemos....Ésta fotografía es escribir muerte con la garganta, sí, dónde más duele.

    ResponderEliminar
  11. Excellente! Me gusta mucho tu blog! te seguire!!!

    ResponderEliminar